¿Cómo acelerar el metabolismo? Descubre cómo hacerlo
Conoce cómo acelerar el metabolismo con acciones simples del día a día

¿Es el metabolismo un aspecto importante para mantenerte saludable? Por supuesto que sí, esta es una de las muchas áreas de tu vida que debes trabajar para estar y mantenerte sano. Te mostramos 3 estrategias sencillas con las que sabrás cómo acelerar el metabolismo y mejorar tu salud en general.

¡Son un complemento perfecto para tu rutina de hábitos saludables!

¿Qué es el metabolismo?

El metabolismo son todas aquellas reacciones químicas que le permiten a tu cuerpo obtener energía y utilizarla.

Tu organismo obtiene la energía al procesar los alimentos que consumes y la usa para todas las funciones vitales como respirar, caminar, pensar, leer, etc. (Mayo Clinic, 2017).

¿Por qué acelerar el metabolismo?

Un metabolismo rápido puede ayudar a las personas a alcanzar y mantener un peso saludable.

Sin embargo, es importante recordar que el sobrepeso y la obesidad son problemas complejos que no dependen solo de la actividad metabólica (Mayo Clinic, 2017).

El hecho de saber acelerar el metabolismo, por sí solo, no te dará el completo bienestar que estás buscando.

Esta acción debe acompañarse de otros hábitos saludables como la actividad física, dieta balanceada y manejo de las emociones para conseguir mejorar tu calidad de vida.

3 estrategias que te ayudan a acelerar el metabolismo

Si estás buscando mejorar y acelerar tu metabolismo puedes aplicar estas tres sencillas estrategias.

Come más proteínas

Después de una comida aumenta la tasa metabólica, esto se debe a que el cuerpo necesita gastar energía para activar el proceso digestivo.

Sin embargo, no todos los alimentos requieren del mismo gasto energético.

Las proteínas, los carbohidratos, las frutas y vegetales son los que inducen una mayor actividad metabólica (Calcagno et al, 2019).

Así que, para ayudar a acelerar el metabolismo agrega proteínas en todas tus comidas. Estas pueden ser de origen animal (carnes, leche y huevo) o vegetal (legumbres o frutos secos).

Además, te conviene organizar todas tus calorías en menos comidas al día para aprovechar este efecto (Calcagno et al, 2019).

Por ejemplo, puedes realizar 3 comidas principales con cereales integrales, proteínas y hortalizas, y pocos y pequeños refrigerios saludables con nueces o frutas. 

Pasar menos tiempo sentado

Ser más activo en tu día a día y pasar menos tiempo sentado puede ayudarte a acelerar tu metabolismo y gastar de 100 a 800 calorías extra cada día. Los científicos llaman a este efecto termogénesis por actividad sin ejercicio.

Algunas actividades que producen este aumento metabólico son las labores del hogar, jardinería, estar inquieto, subir escaleras y pasear a tu mascota (Mayo Clinic, 2017). Otro complemento para saber acelerar el metabolismo son los ejercicios de fuerza y de intervalo.

Este tipo de actividad física fomenta el crecimiento de los músculos (el tejido con el metabolismo más activo) y aumenta el gasto de energía.

Se recomienda realizar una rutina de ejercicios de fuerza y de intervalo 3 veces por semana para ver resultados (MacInnis et al., 2017; Davis, 2017; Bea et al., 2017).

Bebe más agua

Uno de los beneficios de tomar agua es que puedes acelerar el metabolismo. Un estudio observó que existe una relación directa entre el grado de hidratación de los individuos y su peso corporal.

Así, quienes toman mayor cantidad de agua tienen una composición corporal más saludable (Laja et al., 2019).

Se sugiere que esto se debe a un aumento de la tasa metabólica y generación de calor corporal (Chang et al. 2020). Aprovecha estas sencillas estrategias para conocer cómo acelerar tu metabolismo y ser más saludable.

Como puedes ver, son un complemento perfecto que te ayudará a mejorar tu apariencia física, alimentación, hidratación y tu rendimiento físico.


REFERENCIAS:


Bea, J. W., Blew, R. M., Howe, C., Hetherington-Rauth, M., & Going, S. B. (Agosto del 2017). Resistance Training Effects on Metabolic Function Among Youth: A Systematic Review. Pediatric exercise science29(3), 297–315.
Davis, R., Halbrooks, J. E., Watkins, E. E., Fisher, G., Hunter, G. R., Nagy, T. R., & Plaisance, E. P. (1 agosto del 2017). High-intensity interval training and calorie restriction promote remodeling of glucose and lipid metabolism in diet-induced obesity. American journal of physiology. Endocrinology and metabolism313(2), E243–E256.
– Calcagno, M., Kahleova, H., Alwarith, J., Burgess, N. N., Flores, R. A., Busta, M. L., & Barnard, N. D. (Agosto del 2019). The Thermic Effect of Food: A Review. Journal of the American College of Nutrition38(6), 547–551.
Chang, D. C., Basolo, A., Piaggi, P., Votruba, S. B., & Krakoff, J. (enero del 2020). Hydration biomarkers and copeptin: relationship with ad libitum energy intake, energy expenditure, and metabolic fuel selection. European journal of clinical nutrition74(1), 158–166.
Laja García, A. I., Moráis-Moreno, C., Samaniego-Vaesken, M. L., Puga, A. M., Partearroyo, T., & Varela-Moreiras, G. (15 de agosto del 2019). Influence of Water Intake and Balance on Body Composition in Healthy Young Adults from Spain. Nutrients11(8), 1923.
– MacInnis, M. J., & Gibala, M. J. (1 mayo del 2017). Physiological adaptations to interval training and the role of exercise intensity. The Journal of physiology595(9), 2915–2930.
– Mayo Clinic (30 de agosto del 2017). El metabolismo y el adelgazamiento: cómo quemar calorías.