Desde el origen de la civilización, los recursos naturales presentes en nuestro planeta han proporcionado el sustento para la vida y el desarrollo. La utilización que hicimos de esos recursos siempre fue indiscriminada. Claro, pero lo que durante muchos siglos no representó un problema, hoy sí lo es. Por eso, hoy queremos hablarte de la sostenibilidad ambiental para que seas parte de la solución.

¿Qué es la sostenibilidad ambiental?

La sostenibilidad ambiental está íntimamente relacionada con el concepto de desarrollo sostenible; un término que fue introducido por primera vez en el año 1987 por la Comisión de Desarrollo y Medio Ambiente de las Naciones Unidas.

La sostenibilidad ambiental significa proteger y conservar el medio ambiente de manera indefinida; de ese modo, los recursos que utilizamos para nuestro desarrollo estarán disponibles para nosotros y para las próximas generaciones.

¡Juntos debemos trabajar para alcanzar ese objetivo!

¿Por qué debes preocuparte por la sostenibilidad ambiental?

Podríamos buscar datos estadísticos o hechos concretos para explicártelo. Sin embargo, la siguiente frase te muestra por qué debes ser parte de esta cruzada:

… una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre. Ahora tomamos conciencia de este problema cuando casi es tarde para impedirlo… Desaparezca el hambre y no el hombre.`{`1`}`

Tú puedes hacer mucho por la sostenibilidad ambiental

¿Lo anterior suena un poco alarmante, no? Claro que sí; sin embargo, no te preocupes, ¡hay mucho para hacer y evitar que se produzca!

Así pues, de la actitud que tomes con relación al cuidado del medio ambiente dependerá el futuro de nuestro planeta y, por ende, la de nosotros mismos.

Acciones que puedes realizar para contribuir a la sostenibilidad ambiental

Lo que te proponemos a continuación, son pequeños gestos que puedes realizar y que ocasionan grandes beneficios. Los puedes realizar en tu casa, en tu trabajo, en la universidad y algunos ¡hasta en la calle!

  1. La separación de los residuos comienza en tu casa. Por ejemplo, utiliza cubos de distintos colores para cada tipo de residuos.
  • En uno pondrás los residuos orgánicos: restos de comida, plantas, telas naturales sucias.
  • En otro los recuperables: papel, plástico, vidrio, metal.
  • Y, si quieres ir más lejos, otro para los no recuperables: focos de luz, lentes, contaminantes, latas con pintura.

¡También puedes iniciar una campaña de separación de residuos en tu trabajo o en la universidad!

  1. Sé un fanático de la reutilización. Evita los productos de un solo uso; sí, son más prácticos, pero también más contaminantes. Por ejemplo, servilletas de tela en lugar de papel.
  2. El reciclaje es muy importante. Se trata de rescatar aquellos productos que ya no sirven pero que la industria puede volver a utilizarlos como materia prima para fabricar otros productos.
  3. No necesitas tener todas las luces encendidas. A veces dejamos habitaciones que no estamos utilizando iluminadas. Apaga las luces, no solo favoreces la sostenibilidad ambiental, sino también tu economía.
  4. Además, puedes utilizar bombillas de bajo consumo. Lo mejor es aprovechar la luz natural lo más que puedas. Y si puedes aconsejar a que tus compañeros de trabajo o de universidad también lo hagan, ¡mucho mejor!
  5. Busca frutas y verduras producidas con prácticas ecológicas. Estos productos no utilizan fertilizantes ni otros productos químicos contaminantes.
  6. No dejes los aparatos eléctricos en stand by; continúan consumiendo energía.
  7. Utiliza transporte público en lugar de tu carro; así, disminuirás la contaminación atmosférica. O bien, comparte el carro con otros compañeros de viaje. Un carro para todos no es lo mismo que un carro para cada uno.
  8. Lleva tus propias bolsas reciclables al supermercado; las bolsas plásticas provocan un enorme daño ambiental.
  9. Controla que los grifos no continúen perdiendo agua por haberlos cerrado mal.

Habrás visto que la lista de acciones a tu alcance a favor de la sostenibilidad ambiental es larga y aquí solo te hemos presentado algunas que te pueden ayudar a comenzar. ¡Vivir en un mundo mejor es posible y también depende de ti!

Te inspiramos a vivir una vida mejor a través del cuidado de tu alimentación, bienestar, actividad física, espiritualidad y de nuestro planeta.
Cuida tu Vida