¿Sabías que la Organización Mundial de la Salud[1] ha dicho que la educación física en los niños promueve el desarrollo de hábitos que los mantendrá activos a lo largo de su vida?

Resulta que ejercitarse les ayuda a estar saludables en el aspecto físico, emocional y mental.

Así que si quieres enseñarles hábitos de bienestar a tus pequeños, en este artículo te explicaremos cuál es la importancia de la educación física y te daremos algunos consejos para incluir ejercicios y actividades en sus rutinas diarias. ¡Comencemos!

Niños con su madre aprovechando los beneficios de la educación física
Pongamos en práctica la educación física en los niños por su bienestar

¿Cuáles son los beneficios de la educación física en los niños?

Es importante que antes de practicar actividades recreativas y deportivas con tus niños, les expliques cuál es su importancia.

Menciónales cuáles son los beneficios que obtendrá al hacer ejercicio y lo divertido que puede ser la educación física. Por ejemplo, al hacer ejercicio[2]:

  • aprenden a seguir reglas y crear hábitos,
  • mejoran sus habilidades sociales,
  • ganan coordinación motora,
  • favorecen el desarrollo físico de sus huesos y músculos, y
  • duermen mejor.

4 actividades de educación física para practicar con tus niños

1. Ciclismo

Este es un deporte ideal para los niños, pues les ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y la obesidad. Además, las bicicletas y los triciclos se adaptan fácilmente a la edad de los pequeños.

Practicar este deporte es divertido y fácil para ellos. Puedes aprovechar el tiempo libre, salir al parque o poner en su habitación unos rodillos para bicicleta para pedalear dentro de casa.

2. Patinaje

El patinaje es recomendable a partir de los 6 años. Ayuda a mantener la postura corporal y el equilibrio a través del movimiento. Para comenzar la práctica, debes elegir entre 3 tipos de patines.

  • Patín de cuatro ruedas de goma. Este tipo de patín es ideal cuando recién están aprendiendo a patinar. Las cuatro ruedas los ayuda a mantener el equilibrio con mucha facilidad.
  • Patín en línea formado por tres o cuatro ruedas de goma. Si tu hijo ya lleva tiempo en la práctica, el patín en línea es una excelente opción.
  • Patín especial para el hielo. Tienen una cuchilla situada sobre un eje, por lo que son perfectos para practicar el patinaje sobre hielo.

3. El balón silencioso

Esta actividad recreativa es ideal para entretener y ejercitar a los niños. Para jugar, los niños deberán separarse en un lugar amplio, por ejemplo, en el patio, la terraza o la sala de la casa.

Deberán pasarse entre ellos uno o dos balones, con la regla de que no podrán hablar. El niño que hable o que haga un mal lanzamiento tendrá que cumplir una penitencia como correr por el espacio, hacer abdominales o realizar un par de lagartijas.

A medida que avanza el juego podrás ir añadiendo más balones. De esta manera, aprenderán a jugar siguiendo órdenes a la vez que se ejercitan.

4. Pisa el globo

Para esta actividad necesitas un globo y una cuerda por cada integrante de la familia. Ata el globo a sus tobillos con la cuerda. El juego consiste en pisar el globo de los demás, evitando que explote o pisen el propio. El que logre resistir más y su globo quede intacto, será el ganador.

¡Disfruta en familia estas actividades recreativas, pues con el ejemplo, ayudarás a fomentar la educación física en tus hijos!

Recuerda que lo más importante es su bienestar. Y si deseas obtener más consejos, visita nuestro blog.


REFERENCIAS.
[1] Organización Mundial de la Salud (2018)
[2] (Sanitas, s.f.)