9 mitos y verdades sobre el Reiki

0
592

Seguro has escuchado acerca del Reiki. Esta terapia, proveniente de Japón, se basa en transmitir energía a través de las manos.

Aunque algunos aseguran que cura enfermedades, otros lo consideran una técnica de meditación e, incluso, hay quienes lo asocian con magia.

Por eso, en Cuida tu vida te compartimos algunos mitos y verdades acerca del Reiki. ¡Conócelos!

Mitos y verdades sobre la terapia Reiki
Esto es lo que debes de saber acerca del Reiki

Mito 1: El Reiki es de origen budista

Verdadero. El Reiki es una terapia inspirada en el budismo. Como tal, cuenta con cinco principios vitales:

No enojarse, no preocuparse, ser agradecido, trabajar con diligencia y ser amable.

Mito 2: Es una terapia milenaria

Falso. Esta terapia fue desarrollada en 1922 por el budista zen japonés Mikao Usui cuando al finalizar una conferencia sobre la Biblia, un asistente le preguntó si era posible curar con las manos[1]. Esto lo motivó a investigar y desarrollar esta terapia.

Mito 3: La OMS reconoce al Reiki como terapia complementaria

Verdadero. Desde 1995, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconoce como una práctica terapéutica complementaria. Eso significa que el reikista no puede, bajo ningún concepto, modificar o suspender un tratamiento médico, ni aconsejar al receptor que lo haga.

Mito 4: Puede ser practicado en animales y plantas

Verdadero. Según la tradición, la energía vital universal fluye a través de todos, incluyendo los animales y plantas. En los animales se puede practicar detrás de las orejas o en la zona enferma o lastimada.

Por su parte, los árboles grandes pueden ser tratados en las ramas, hojas y tronco sin tocarlos.

Mito 5:  El Reiki tiene mucho que ver con la resiliencia

Verdadero. La resiliencia implica adaptarse a las dificultades o desafíos, lo que nos ayuda a enfrentar la adversidad.

El Reiki te ayudará a incorporar el conocimiento de ti mismo y sanar algún dolor físico, mental o emocional.

Además, esta terapia une la resiliencia con la empatía. Es decir, te brinda la capacidad de entender a otras personas y ponerte en su lugar. Por eso, esta práctica te ayudará a ser resiliente y afrontar los tiempos difíciles con un enfoque positivo.

Mito 6: Es posible llegar a la meditación con el Reiki

Verdadero. Una sesión puede durar aproximadamente 45 minutos y en ella puedes permanecer acostado, utilizar música o aromas para entrar en estado de meditación[2].

En el tratamiento puedes llegar a una relajación profunda e, incluso, alcanzar una sensación de paz. Al finalizar, puedes sentir que tu energía y ánimo ha mejorado.

Mito 7: El Reiki es un nombre que inventó su descubridor.

Falso. En realidad, su nombre es una palabra japonesa compuesta por Rei, que significa “universal”, y Ki que significa “vida”.

Juntas significan “fuerza de vida universal”.

Por otro lado, el Dr. Usui investigó distintas técnicas milenarias de diferentes religiones como el budismo y el cristianismo. Al combinarlas les dio el nombre de Reiki.

Mito 8: La terapia ofrece efectos milagrosos

Falso. La terapia se basa en que cada célula del cuerpo humano cuenta con sabiduría y está conectada con el universo. La fuerza vital universal hace que las células se encuentren en armonía y funcionen correctamente.

Mito 9: Es posible autotratarse y utilizar el Reiki para sí mismo

Verdadero. Si tienes experiencia en esta terapia puedes tomar un tiempo para activar la energía en todo tu cuerpo.

La autoterapia debe realizarse durante 4 días consecutivos. Los puntos básicos son la cara, orejas, parte frontal de la cabeza, cuello, pecho y el vientre.

Ahora que ya sabes más de esta práctica terapéutica, tienes una nueva herramienta para construir tu bienestar y disfrutar de un mejor estilo de vida.


REFERENCIAS.
[1] (Reiki a distancia, s.f.)
[2] (Reiki Meditación, s.f.)


BIBLIOGRAFÍA.
Centro Mindfulness Madrid (s.f.). Resiliencia y reducción del estrés.
Edwards, E (2010) Resilience: the new afterword. Crown Archetype.
Garmezy, N. (1991). Resiliency and vulnerability to adverse developmental outcomes associated with poverty. American Behavioral Scientist, 34 (4), pp. 416-430
Kotliarenco M. A; Cáceres I. y Fontecilla M. (1997). Estado del Arte en Resiliencia.
Reyes, V. (2018). Duelo. Verónica Reyes.