Tipos de reciclaje: ¿cómo puedes hacerlos en casa?
Descubre los tipos de reciclaje que puedes hacer en tu casa

Si te preocupa el cuidado del medio ambiente, te proponemos varios tipos de reciclaje que puedes iniciar en tu propia casa. Al implementarlos, contribuirás con el procesamiento de los desechos para obtener nuevas materias primas. Así, ayudarás a que exista un ahorro en los procesos industriales (Ayuntamiento de Huelva, s.f.).

De igual forma, tu aporte permitirá la reducción de residuos y una menor explotación de los recursos.

Para que todo esto sea posible, te explicamos a continuación qué materiales puedes reciclar en casa y qué debes tener en cuenta.

El compost

Reduce tus residuos orgánicos produciendo abono. El compostaje es el proceso que permite transformar residuos orgánicos en insumos para la producción agrícola. ¿Sabías que en el proceso los vegetales son descompuestos por microorganismos?

Lo único que necesitas es tener un compostador o armar un propio. Luego, hacer una primera capa con ramas gruesas o material seco, otray así sucesivamente hasta que tengas varias capas. (Arévalo, s.f.)

La ventaja del compost es que ayuda a reducir la emisión de metano que se produce por la descomposición de materia orgánica en los vertederos.

Además, sustituye los fertilizantes químicos, mejora la calidad del suelo y reduce la emisión de gases del transporte de residuos. Y, por lo tanto, la huella de carbono (Bortziariak, 2020).

Papel y cartón

Antes de desechar estos materiales, ¡reutilízalos! Por ejemplo, haz manualidades, protege con ellos objetos y superficies, úsalos para limpiar y envuelve con ellos tus alimentos para conservarlos. También puedes fabricar tu propio papel reciclado artesanal.

¿Cómo se debe hacer? El papel se debe separar de sus fibras con disolventes químicos. Luego, se criba y centrifuga para depurarlo y eliminar la tinta.

Por último, se lava la pasta, se blanquea, se seca y se prensa para después darle forma y textura (Inforeciclaje, s.f.).

Ten presente que el papel es biodegradable, pero muy utilizado, por lo que conviene reciclarlo. Así, aportas con un menor consumo de madera, energía y agua (Ayuntamiento de Huelva, s.f.).

Plástico: este es una forma de reciclaje más fácil

Antes de desecharlo, puedes reutilizar el plástico para convertirlo en muchos objetos como juguetes, comederos para animales, regaderas, maceteros, estuches. ¡Todo depende de tu creatividad!

Entonces, para reciclar el plástico debes recolectarlo, seleccionarlo, clasificarlo, limpiarlo, trocearlo y fundirlo. De esta manera, tendrás la mejor materia prima para crear nuevos objetos (Ayuntamiento de Huelva, s.f.).

Lo mejor es que al hacerlo contribuyes en la reducción de la cantidad de plástico en los vertederos, ayudas con el ahorro de combustibles y la emisión de gases (Funes, 2020).

Vidrio

De los tipos de reciclaje, este es el más fácil porque el vidrio se aprovecha totalmente y puede reutilizarse infinidad de veces. Esto quiere decir que se evita la extracción de materias primas y la erosión del suelo.

Asimismo, al reciclarlo se impide que crezcan los vertederos, se minimiza las emisiones de CO2 y se hace un ahorro de energía en la fabricación de nuevos envases (Ecovidrio, 2019 a).

Una buena idea que puedes implementar, antes de tirar las botellas de vidrio, es convertirlas en portavelas, jaboneras, jarrones, lámparas.

Pero, si decides desecharlas, deposítalas en un contenedor adecuado. Así, ayudarás a su reutilización.

Ahora, si te preguntas cómo es el proceso, todo inicia en las plantas de tratamiento. Allí, se eliminan las impurezas de los envases, luego se trituran y se separan por colores para obtener la materia prima del nuevo vidrio.

Por último, en las fábricas de envases se funde, moldea y convierte en nuevos productos, sin perder calidad ni sus propiedades originales (Ecovidrio, 2019 a y b).

Reciclaje con tu ropa

Para reutilizar las prendas que ya no uses puedes crear accesorios o juguetes. También, puedes llevarlas a tiendas de segunda mano, donarlas a ONG o intercambiarlas con amigos o familia.

Aunque otra forma es darle un nuevo uso a la prenda, por ejemplo, una camiseta grande en vestido (Funes, 2019).

Pero eso no es todo, a parte de tu iniciativa existe el reciclaje textil. Esto implica una recolección, clasificación (por material, color, tipo de tela), trituración, regeneración e integración en la cadena de suministro (Farias, 2019).

De esta forma, las empresas ayudan a reducir la emisión de gases, el vertido de aguas residuales, el cultivo excesivo de textiles y el uso de sustancias químicas (Intermón Oxfam, s.f.)

Baterías y pilas usadas

Este es una forma de reciclaje más importantes porque estos productos se fabrican con metales pesados.

Por eso, cuando llevas tus baterías y pilas usadas a un punto de recolección autorizado, evitas la contaminación del suelo.

Para aprovechar los componentes que contienen, los materiales se clasifican por composición química, para luego triturarse y fundirse nuevamente a altas temperaturas (Ecopilas, s.f.).

Aparatos eléctricos y electrónicos obsoletos

Al igual que con las baterías y pilas usadas, este tipo de objetos deben llevarse a un punto de recolección autorizado.

Para evitar el desperdicio, el mejor consejo que podemos darte es que tengas un consumo responsable. Si no los necesitas más, dónalos a Instituciones Educativas para que otras personas aprendan por medio de su uso (Ecolec, s.f.).

Metales

El hierro y el aluminio son los más utilizados. Estos, como el plomo, el acero, el cobre, la plata y el oro, se reciclan fácilmente, pues se funden y vuelven a procesarse (Redcicla, s.f.)

Gracias a esto, se reduce la contaminación del aire, la chatarra en los vertederos, las emisiones de gases, los residuos destinados a incineración y el gasto de energía y agua (Leonardo, 2019).

Escombros

¡No permitas que queden en la esquina de las calles! Empresas especializadas los recogen en tu casa y los criban mediante filtros. Tras ser machacados y separados, los escombros pueden volver a ser materiales de construcción (Inforeciclaje, s.f.).

Esto disminuye los residuos que van a vertederos (legales e ilegales) y crea puestos de trabajo (Recytrans, 2014).

Ya conoces los diferentes formas y tipos de reciclaje. Por eso, es momento de que revises si puedes mejorar los procesos de reciclado que haces en casa.

Recuerda que además de ser una forma fácil y eficaz de ayudar a la conservación del medio ambiente, también aportas a la sostenibilidad ambiental.

¡El cambio es ahora y nos corresponde a todos!


REFERENCIAS:

Te inspiramos a vivir una vida mejor a través del cuidado de tu alimentación, bienestar, actividad física, espiritualidad y de nuestro planeta.
Cuida tu Vida