Consumo responsable: la base para recuperar el planeta
Consumo responsable: todo lo que necesitas saber

Se estima que para el año 2050 la población mundial alcanzará los 9.500 millones de habitantes; y se necesitará el equivalente a tres planetas para mantener el estilo de vida actual[1]. Por eso, debemos adoptar prácticas de consumo responsable para asegurar de manera sostenible que los recursos alcancen para todos.

Les exigimos a las empresas que sean responsables ambientalmente, pero también debemos asumir compromisos con nuestras decisiones como consumidores. No se trata de dejar de consumir, se trata de hacerlo buscando generar el mínimo impacto ambiental.

¿Cómo conseguirlo? ¡Sigue leyendo!

¿Por qué preocuparse por consumir de forma responsable?

Lo que necesita nuestro planeta son acciones concretas en lugar de largas reflexiones.

Para lograrlo, te invitamos a incorporar en tu vida los siguientes hábitos de consumo responsable:

  • Anualmente se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos que podrían alimentar a 2.000 millones de personas que padecen hambre o desnutrición[2]. ¿Sabías que el 45 % de los alimentos desechados son frutas y hortalizas, el 30 % son cereales y el 20% con carnes?[3]. Procura reducir los desechos que generas comprando una menor cantidad en el mercado y guardando los que puedas consumir más adelante.
  • Muchos productos artesanales involucran en sus procesos una menor cantidad de contaminantes que otros productos en masa. Por eso, te invitamos a investigar sobre la forma en que elaboran lo que consumes para que tomes una decisión más consciente. Apoya a las empresas que se identifican con la sostenibilidad ambiental.
  • Ten en cuenta que cada peso gastado en la economía local puede generar hasta el doble de riqueza en la economía cercana[4]. Al comprar a los productores locales, estás fortaleciendo la economía regional y favoreciendo la calidad de vida de muchas personas.
  • Recuerda que solo el 3 % del agua del planeta es potable y no todos pueden disfrutarla[5]. Por eso, el cuidado del agua es responsabilidad de todos. Úsala conscientemente, así el planeta podrá reponerla al nivel de consumo de las personas y a nadie le faltará.
  • Solo el 20 % de la energía que utilizamos es generada por fuentes renovables[6]. Al usar racionalmente los recursos, le damos al planeta el tiempo de producirlos nuevamente, además de que aliviamos nuestro bolsillo.

Piensa en la forma como llegan los productos a tu mano y qué pasa con ellos posteriormente.

Esta es la principal reflexión sobre el consumo consciente que puedes hacer.

¿Cómo implementar en tu vida el consumo responsable?

Las siguientes recomendaciones te servirán de guía para incorporar el consumo responsable en tu estilo de vida:

  • Planifica tus compras, así no derrocharás dinero ni tiempo buscando lo que no necesitas.
  • Reflexiona antes de hacer cualquier compra, ¿realmente lo necesitas?
  • El consumo de forma moderada y responsable se enfoca en reducir, reutilizar y reciclar.
  • Busca los mercados tradicionales y apoya las iniciativas locales.
  • Prefiere consumir productos con empaques biodegradables, y no dudes en llevar tus propias bolsas. Actualmente hay muchas iniciativas que promueven el cuidado del medio ambiente.
  • Reutiliza los empaques de los productos que compras, y que desecharlos sea lo último que pase por tu cabeza. Los envases de vidrios sirven para guardar muchas cosas en casa, y los envases de plástico sirven como materas para un huerto casero.
  • Identifica productos responsables ambientalmente y prefiérelos a la hora de comprar.
  • Recicla tu aceite de cocina usado para darle una segunda vida.
  • Elige transportarte a través de medios que utilicen energías alternativas, o también puedes caminar o ir en bicicleta. Si debes ir en carro, procura compartir tu viaje para disminuir la huella ambiental de tu recorrido.

Cualquier esfuerzo que hagas por el cuidado del medio ambiente, será infinitamente agradecido por todos ahora y en el futuro.


Descubrirás que cada cambio que hagas, por pequeño que sea, siempre te invitará a mejorar cada día más.

Al final, lo que buscamos es que las generaciones futuras puedan disfrutar de todas las maravillas de nuestro planeta; y para hacerlo, debemos empezar por practicar un consumo adecuado y responsable en todos los ámbitos de nuestra vida.

REFERENCIAS:

[1] (ONU, 2016).

[2] (PNUD, s.f.).

[3] (FAO, 2018).

[4] (Sostenibilidad, s.f.).

[5] (PNUD, s.f.).

[6] (PNUD, s.f.).


BIBLIOGRAFÍA.

– FAO (16 de octubre de 2018). El desperdicio de comida, una oportunidad para acabar con el hambre. ONU. Recuperado de  https://news.un.org/es/story/2018/10/1443382

– ONU (Octubre de 2016). Producción y consumo responsables: Por qué son importantes [documento pdf]. Recuperado de https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/wp-content/uploads/sites/3/2016/10/12_Spanish_Why_it_Matters.pdf

– PNUD (s.f.). Objetivo 12: Producción y consumo responsable. ONU. Recuperado de https://www.undp.org/content/undp/es/home/sustainable-development-goals/goal-12-responsible-consumption-and-production.html

– Sostenibilidad (s.f.). Consumo responsable y beneficios del consumo local. Recuperado de https://www.sostenibilidad.com/vida-sostenible/consumo-responsable-beneficios-consumo-local/