Dieta FODMAP: ¿qué es y para quiénes se recomienda?
Dieta FODMAP: una opción para las personas con intestino irritable

La dieta FODMAP es un régimen alimenticio en el cual se excluyen todos los alimentos que en su composición poseen oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables, que son carbohidratos de cadena corta (Harvard Medical School, 2019).

Descubre de qué se trata este régimen y cómo puede ayudarte con la distensión y otras molestias estomacales.

Todo lo que debes saber sobre la dieta FODMAP

¿Sabías que el malestar gastrointestinal es uno de los problemas que puede solucionarse por medio de la alimentación? Un ejemplo de ello es la dieta FODMAP.

Los carbohidratos de cadena corta son moléculas que pueden llegar intactas hasta colon. En el colon son digeridos por las bacterias, lo que produce una fermentación excesiva y molestos síntomas gastrointestinales.

Tal es el caso de la distensión abdominal, dolor del abdomen, flatulencias y diarreas. (Nyyssölä et al., 2020) Además, este proceso puede provocar problemas de nutrición. Primero, porque el colon puede absorber pocos nutrientes. Segundo, a causa de las diarreas, el tránsito se acelera y es más difícil para el intestino y el estómago realizar su función de absorción. (Gelsomin,2020)

¿Cuáles son los alimentos FODMAP?

La lista de alimentos que se restringen en este régimen alimenticio es bastante amplia. Algunos ejemplos son (Harvard Medical School, 2019):

  • Leche y lácteos que contengan lactosa.
  • Edulcorantes de cualquier tipo y alimentos light que contengan polioles.
  • Leguminosas como garbanzos, lentejas, frijoles y soya.
  • Productos derivados de la soya.
  • Frutas como peras, manzanas, mangos.
  • Jarabe de maíz y miel.
  • Verduras como espárragos, brócoli, coles, remolacha, ajo y cebolla.
  • Granos como trigo y centeno.

Características de la dieta

La dieta FODMAP es una alimentación bastante estricta y controlada.

Se usa desde hace más de una década para tratar problemas gastrointestinales como el síndrome de intestino irritable.

Este régimen se caracteriza porque (Harvard Medical School, 2019; Gelsomin, 2020):

  • Tiene 3 fases: restricción, reinserción y adaptabilidad. Es decir, primero se eliminan todos los alimentos que tienen carbohidratos fermentables. Luego se incorporan poco a poco para evidenciar cuales son los más problemáticos. Y, por último, se establece la dieta final, donde solo unos pocos alimentos quedan fuera.
  • Se realiza por un periodo de tiempo corto, entre 2 a 6 semanas.
  • Es muy restrictiva, ya que elimina una gran lista de alimentos.

¿Qué diferencias tiene con otras dietas?

Este régimen alimenticio es confundido por muchos con la dieta astringente y la dieta sin gluten.

Sin embargo, cuenta con características muy diferentes a cualquiera de estas.

Dieta astringente

La principal diferencia entre ambos es la restricción alimentaria, que es mayor para la dieta FODMAP.

Además, también hay diferencias en la duración. La astringente puede usarse siempre que exista diarreas.

Es decir, puede ser durante 10 días o varios meses, en el caso de pacientes que reciben tratamiento contra el cáncer.

Mientras que la FODMAP solo puede mantenerse por un máximo de 6 semanas a fin de evitar problemas nutricionales (Sanz et al., 2020).

Dieta sin gluten

En la dieta FODMAP se elimina el gluten que proviene del trigo o centeno, pero este es tan solo uno de los muchos alimentos que se excluyen.

Además, si luego de 6 semanas se reinserta el trigo y es tolerado por la persona, se puede volver a consumir.

Mientras que los celíacos no pueden comer gluten durante el resto de su vida (Theimer, 2017).

¿Cuál es el objetivo de la dieta FODMAP?

Esta no es una dieta para adelgazar como el ayuno intermitente o la cetogénica. Aquí, el principal objetivo es mejorar las molestias gastrointestinales.

Si bien está descrita para personas con síndrome de colon irritable, puede favorecer a cualquiera que sufra de otros problemas gástricos o intestinales. Lo más recomendable si deseas seguir este régimen alimenticio es consultar con un nutricionista.

Recuerda que esta es una alimentación muy restrictiva que debe llevarse con supervisión para evitar carencias nutricionales o alteraciones en la flora intestinal (Gelsomin, 2020).

Si buscas reducir la distensión o evitar otros problemas, consulta con un especialista para iniciar la dieta FODMAP y mejorar tu calidad de vida.

Será un camino difícil con muchas restricciones, pero al final valdrá la pena.

REFERENCIAS:

Gelsomin E. (27 de julio del 2020). The lowdown on the low-FODMAP diet. Health Harvard. Recuperado de: https://www.health.harvard.edu/diet-and-weight-loss/a-new-diet-to-manage-irritable-bowel-syndrome

 Harvard Medical School (17 de septiembre del 2019). Try a FODMAPs diet to manage irritable bowel syndrome. Health Harvard. Recuperado de: https://www.health.harvard.edu/diet-and-weight-loss/a-new-diet-to-manage-irritable-bowel-syndrome

Nyyssölä A., Ellilä S., Nordlund E., Poutanen K. (mayo del 2020). Reduction of FODMAP content by bioprocessing. Trends in Food Sciencie & Technology Vol 99,257-272. Recuperado de: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0924224419309252

Sanz-Paris, A., Martinez-Trufero, J., Lambea-Sorrosal, J., Calvo-Gracia, F., & Milà-Villarroel, R. (mayo de 2020). Clinical and Nutritional Effectiveness of a Nutritional Protocol with Oligomeric Enteral Nutrition in Patients with Oncology Treatment-Related Diarrhea. Nutrients, 12(5), 1534. DOI: https://doi.org/10.3390/nu12051534

Theimer S. (4 de agosto del 2017). Consejos de salud: Dieta sin gluten. Mayo Clinic. Recuperado de: https://newsnetwork.mayoclinic.org/discussion/consejos-de-salud-dieta-sin-gluten/