Brunch: 5 ideas de preparaciones balanceadas con vegetales

0
424
Brunch: ideas con alimentos de origen vegetal
¿Cómo preparar el mejor brunch con alimentos de origen vegetal?

El brunch es una tendencia gastronómica que combina el desayuno y el almuerzo en una misma preparación.

Se trata de un concepto culinario de origen británico que se ha convertido en un ritual en la cocina de los fines de semana.

Así que si un domingo o un día festivo quieres dormir hasta tarde, o simplemente tienes tiempo para cocinar algo fuera de lo común, puedes preparar una de estas comidas con ingredientes que frecuentemente no usas.

Y qué mejor que preparar brunches con alimentos de origen vegetal, que además de ser deliciosos, te aportan nutrientes para mantener un estilo de vida saludable. En ellos, puedes incluir una gran variedad de frutas y verduras que hacen parte de una alimentación sana[1].

¡Conoce estas 5 ideas de brunches que te ayudarán a disfrutar del excelente sabor que añaden los vegetales a tus preparaciones!

5 ideas para preparar un brunch balanceado

El Chef Álvaro Molina[2] explica que la gracia del brunch es hacerlo con ingredientes livianos, pues la idea es comer muchos alimentos variados.

De esta manera, puedes disfrutar más el sabor de estos ingredientes y tener distintos vegetales en un mismo plato.

A continuación, 5 ideas originales, sorprendentes y muy balanceadas con alimentos de origen vegetal.

1. Quiche de harina de garbanzo y coliflor

Una quiche es una tarta salada de origen francés en la que puedes incluir una gran cantidad de vegetales. La harina de garbanzo, la cebolla, el calabacín y la coliflor se mezclan para llevar al horno.

El resultado es una tarta de textura suave y cubierta crocante gratinada, que es similar a la frittata. Es perfecta para el brunch y la puedes servir fría o caliente.

2. Tarta de hongos y cebolla con corteza de cereal

Esta tarta se prepara con una capa de hongos, puedes mezclar los de tu preferencia (portobellos, champiñones, botón blanco, shiitake, ostras, etc.).

Estos te aportan energía y promueven la función inmune, ya que contienen vitamina D, aminoácidos esenciales y potasio[3].

A la capa de hongos se agrega cebolla tierna caramelizada y un relleno cremoso de bebida vegetal de almendra.

Todos los ingredientes se vierten en una corteza hecha con algún cereal de grano entero, como el arroz integral. Es un brunch horneado que no contiene grasas y es muy sabroso.

3. Tofu de pimiento verde

El tofu es un alimento que ayuda a regenerar los tejidos y a regular el tránsito intestinal. Contiene proteínas, calcio, antioxidantes, fibra y buena cantidad de hierro que previene la aparición de anemia[4].

Lo preparas con cúrcuma que le da un color amarillo, similar al de la yema de huevo. Le agregas cebolla, pimientos verdes y chile jalapeño que le dan textura y sabor.

Es un brunch muy fácil de preparar, que puedes acompañar con pan de grano entero o sémola de maíz.

4. Salteado de quinua y verduras

La quinua es una buena fuente de proteínas vegetales de calidad, fibras, grasas y minerales[5].

Preparar un salteado de quinua, puerro, zanahoria, brócoli, cúrcuma y ajonjolí te proporciona gran cantidad de estos nutrientes.

Se saltean las verduras y el ajonjolí con aceite de oliva y se le agrega la quinua cocida. Lo mejor de este delicioso brunch es que puedes incluir todas las verduras que quieras y con el salteado queda listo para servir.

5. Arroz con leche de soya y frutos secos

Y para que no falte una opción dulce, nada mejor que un arroz con bebida vegetal de soya y frutos secos.

El arroz previamente cocido se le añade a la bebida de soya aromatizada con canela y piel de naranja.

Se cocina a fuego lento y se revuelve de vez en cuando hasta que espese. Luego, se deja atemperar para espolvorear los frutos secos.

Cada brunch puedes acompañarlo con pan de centeno, frutas o un yogur elaborado a base de bebidas vegetales.

Estas ideas son opciones diferentes y relajantes, que te harán disfrutar más de la cocina y olvidarte de las preocupaciones de la semana. ¡Disfrútalas!


REFERENCIAS.
[1] (OMS, 2018)
[2] (Vélez, 2013)
[3] (Ramos, 2020)
[4] (Cabrera, 2019)
[5] (FAO, 2013)