Quizás todos nos acordamos del momento en que aprendimos a montar en bicicleta y con más seguridad de ese preciso momento en que logramos el equilibrio montados en ella, dejando atrás los golpes, raspones y caídas de ese gran momento. 

La clave del éxito de ese día fue el continuo pedaleo y contrario a lo que creíamos, lo que nos hizo mantener el equilibrio y la estabilidad, fue ir más rápido y pedalear más.

En otras palabras, pedalear es fundamental para avanzar, para no caer y para lograr las metas que nos propongamos.

Juan Sólorzano


Siempre me ha gustado la palabra pedalear, porque se utiliza en diferentes contextos para hacer referencia a continuar, seguir hacia adelante, continuar luchando y como un gran motivador para no parar. Este maravilloso verbo incluso es utilizado por aquellos que no saben qué es una bicicleta. 

La bicicleta en sus primeros orígenes no era de pedaleo, sino de impulso con los pies sobre el suelo. Las primeras versiones no incluían en sus diseños pedales y/o cadenas. Sin embargo, siempre despertó en los seres humanos un deseo de ir más rápido, competir contra otros y desplazarse de un punto a otro.

Y si hablamos de los beneficios que tiene su uso frecuente como medio de transporte, entran dentro de un gran espectro de posibilidades que van desde los ambientales hasta los físicos. Algunos de ellos son – feliz de complementar la lista con sus beneficios-:

Beneficios ambientales de montar bicicleta

Es considerado uno de los pocos medios de transporte con huella de carbono cero. Es decir, que no tiene ningún impacto negativo en el medio ambiente. 

  • No consume ningún tipo de combustible de fuente renovable o no renovable. 
  • Su energía viene del ciclista y la rotación que generan sus piernas.
  • Si se compara con el uso de vehículos, la bicicleta es mucho más eficiente en repuestos, seguros, impuestos, parqueaderos, entre otros.

Beneficios en salud física

  • Aumenta el ritmo cardíaco de forma progresiva y estimula una mejor circulación en todo el cuerpo.
  • Al ser desplazamientos de más 20 a 30 minutos hasta horas completas, ayuda a la eliminación de los excesos de grasa en el cuerpo.
  • Desarrolla los reflejos y en general la coordinación motriz. 
  • Ayuda a mejorar la digestión y acelera el metabolismo
  • Desarrolla la capacidad muscular en espalda, cuello y piernas, tonificando el cuerpo.

Por último, debes pensar en tu cuerpo como un todo. Es decir, debes trabajar todos los músculos en la misma sesión o en diferentes días.

Beneficios sociales

  • No requiere de grandes autopistas e infraestructuras. 
  • Disminuye en un 80% los tiempos de desplazamiento en grandes ciudades. 
  • Existe una bicicleta para cada tipo de persona, necesidad de acuerdo a su desplazamiento o utilidad de trabajo. 
  • Es un integrador social en la medida que cualquier persona puede tener acceso a una bicicleta.

Otro beneficio de montar en bicicleta es que, al ciclista recurrente y constante -sin importar su nivel-,  le modifica su nutrición y hábitos alimenticios, llevándolo a entender que la comida es el combustible o energía.

Bicicleta como la vida
Bicicleta como la vida

¿Cómo así el combustible?

El ciclismo es uno de los deportes categorizados de alta resistencia (endurance) o alto rendimiento. Esto implica que nuestro cuerpo estará expuesto por largas horas a altos niveles de exigencia física, muscular, cardiaca y mental. 

Entonces la pregunta es, ¿Cómo lograr llegar a niveles óptimos de rendimiento y resistencia? Por supuesto, con un buen entrenamiento físico y mental. Pero no olvidemos que la nutrición puede convertirse en el factor crucial que hace la diferencia al momento de realizar este deporte. Recordemos que la nutrición es ese “combustible” que el cuerpo necesita para el desempeño físico y mental durante las jornadas, y sin lugar a duda el factor que más ayudará a la recuperación y descanso. 
Hagamos un recorrido por los elementos básicos de una buena nutrición para deportes de alta resistencia. 

Carbohidratos: Debemos consumirlos en mayor cantidad horas antes de comenzar el ejercicio, durante el ejercicio una cantidad media y al finalizar la jornada una cantidad normal. Los carbohidratos ideales son aquellos que están presentes en las harinas, arroces, la mayoría de los tubérculos y en todos los vegetales. Por ejemplo, la pasta es uno de los preferidos por los ciclistas para la noche anterior a una buena jornada. En mi caso personal la papa, camote o papa dulce, la pasta y el pan de masa madre son mis fuentes preferidas de energía. También consumo bananas, que adicional a ser carbohidratos, tienen altos contenidos de potasio, fundamental para evitar calambres. 

Proteínas: Es ideal consumirlas en gran cantidad justo al terminar nuestras jornadas de bicicleta y ejercicios. La proteína es fundamental para el buen funcionamiento muscular, mental y ciertamente la clave para una recuperación ágil y efectiva. La proteína es la que nos ayudará a desarrollar la capacidad muscular y la fortaleza. Están presentes en carnes rojas, blancas de aves y pescados, también están en altas concentraciones en los huevos, las menestras o granos como frijol, garbanzos y lentejas, y en los lácteos en menor proporción. En mi caso utilizo mucho el huevo, las carnes blancas y proteínas sintéticas para mezclar con algún líquido. 

Grasas o lípidos: Es preferible consumirlas en buena cantidad y ojalá en su estado más natural. Las grasas pueden tener origen animal o vegetal. Y contrario al pensamiento popular, hay que consumir grasas buenas y poderosas para mantener el mayor desempeño cerebral, cardiaco, articular y ciertamente energético. Mis preferidos son los aceites de coco, oliva, linaza y algunas de las carnes y pescados con buenos niveles de omegas y antioxidantes naturales. También utilizo tecnologías donde la presencia de MCPs es alta.

Hidratantes: Uno de los elementos más importantes en la nutrición en este deporte, son las sales y electrolitos, que nos mantienen lejos de los calambres y con un correcto nivel de agua en el cuerpo. Los hidratantes naturales están muy presentes en el agua de coco y jugos sin azúcar. Sin embargo, hay que recurrir a tecnologías que contengan altos niveles de sales y electrolitos si queremos ganar esta batalla y pedaleo constante. De hecho, debemos hidratarnos desde el día anterior, durante la montada en bicicleta cada 10 minutos sorbos cortos, con una disciplina militar y posteriormente unas dos horas, tomar grandes cantidades de hidratantes.

Te animo a que practiques y disfrutes de montar en bicicleta, deporte que a muchas personas en el mundo nos apasiona. ¡Exígete y rétate siempre! ¡Eres capaz de todo! Pero nunca olvides, que una buena alimentación es la clave para mantenerte en equilibrio en el mundo del ciclismo.

Ciclista y triatlonista aficionado, adicto a montar bici con amigos por el mundo. Apasionado por liberar el máximo potencial de las personas. Padre, esposo, hijo, amigo, parcero de la vida.
Juan Solórzano