Dentro del mundo de la bicicleta y desde su invención han existido diferentes tipos, clases y funcionalidades. A medida que pasan los años se va ampliando el espectro de variedades y sus usos. De hecho, dentro de tantas ventajas, esta es una de las que más me gusta de  la bicicleta: Hay para todos los gustos y todas las edades.

Para gustos, las bicicletas

Las hay para ir al trabajo, para cargar y transportar, en lo que llaman los expertos “la última milla”. Existen para bajar laderas con obstáculos a velocidades alucinantes (downhill), las de competencias de ruta, ciclomontañismo, ciclocross. Hay bicicletas para ciudad, para campo, asistidas, eléctricas; con dinamos eléctricos, estáticas, con pantallas y conexión a internet, de un cambio, sin cambios y con 24 cambios o más; con frenos y sin frenos, con frenos de disco, manuales e hidráulicos; para largas jornadas, para velocidad en cortos tramos… En fin, lo que su mente alcance a imaginar existe en el mundo de la bici. Y si no existe, ¡seguro se podrá crear con dos ruedas y una tracción en cadena! 


Lo increíble de esta enorme variedad de bicis es que la mejor es la que a uno le gusta y adora. Mi esposa le tiene apodo a mi bicicleta:“Tu novia”. De hecho, la utiliza en muchas ocasiones cotidianas; – “¿A qué hora sales mañana con tu novia?” – Este es un claro ejemplo de que no existe bicicleta mejor o peor que otra. Simplemente existe la bici de cada uno.

También puedes leer: Beneficios físicos y ambientales de montar en bicicleta.

Por eso, si tenemos tantas variedades de bicicletas no se alcanzan a imaginar la cantidad de accesorios que pueden existir en este mundo fascinante y maravilloso, donde al comprar bici y sus accesorios, lo que realmente compramos es salud, bienestar y felicidad. Así como también compramos auto exigencia, superación, disciplina, tonificación de músculos, mejor oxigenación y en general, mejor estado de ánimo y concentración.

 “Al comprar bici y sus accesorios, lo que realmente compramos es salud, bienestar y felicidad.”

Juan Sólorzano

Montando en bici aprendemos más de lo que imaginamos. Aprendemos aspectos técnicos de las bicis, cómo montar mejor, tipos de  rutas, técnicas de alimentación y salud integral; aprendemos de medicina y definitivamente aprendemos de nuestro cuerpo, cómo funciona y hasta dónde es capaz de llegar. Montando bici entendemos que no hay límites, ya que aprendemos a controlar y liberar la mente, para ponerla a trabajar como el principal motor de nuestro desempeño. 

¿Cómo la alimentación te ayuda a llegar a niveles óptimos de resistencia en la bicicleta? Descúbrelo aquí.

También aprendemos a socializar. Hacer amigos pedaleando es quizás la forma más sencilla que he encontrado.“Los amigos de la bici”, mientras estás rodando son tus hermanos de sangre, son tu manada y no exagero cuando digo que se convierten en nuestros coaches, nuestros guías, nuestra peor pesadilla, pero también nuestra gran fuente de inspiración. Los amigos en la bici y de la bici, no necesitan idioma o lenguaje, porque siempre hay alguien que quiere ganarte, o alguien a quien quieres esperar o ayudar. Siempre hay un amigo que comparte lo que sabe y lo que no sabe, que te ofrece comida, hidratación y te espera cuando pinchas la llanta.

“Los amigos en la bici y de la bici, no necesitan idioma o lenguaje.”

Juan Solórzano
Tipos de Bicicletas para disfrutar
Tipos de Bicicletas para disfrutar

La bici también nos enseña a tener disciplina, constancia y exigencia con nosotros mismos. Nos invita a estar atentos, en tiempo presente y concentrados en lo que estamos haciendo. Nos enseña a disfrutar un paisaje, la lluvia y el calor; así como a soportar dolor, manejar el estrés de los músculos y el sufrimiento; nos enseña que el dolor es temporal y las victorias son para siempre. Con todo esto aprendemos a ser humildes con los demás, con el entorno, con los paisajes; y al mismo tiempo nos enseña a ser poco tolerantes con los carros a motor. 

Finalmente, la bici nos enseña a controlar nuestra mente,  conocer nuestro cuerpo y desarrollar nuestra capacidad de resistencia, un sentido de puedo más y quiero más. ¡Qué sería de la vida sin estos aprendizajes y lecciones que el simple pedalear nos trae! En lo personal, la bici me ha enseñado durante 11 años tres cosas: Que no hay mejor amigo que un ciclista, que no hay nada imposible y que, definitivamente, la naturaleza abrazó a la bicicleta como uno más de su entorno.

Tip para la vida: Conocer una ciudad en el extranjero en bici, es 100 veces más divertido que en metro o bus. ¡A montar más bicicleta!

Ciclista y triatlonista aficionado, adicto a montar bici con amigos por el mundo. Apasionado por liberar el máximo potencial de las personas. Padre, esposo, hijo, amigo, parcero de la vida.
Juan Solórzano